Bizcocho de cerezas

La cereza es una de mis frutas preferidas para la elaboración de bizcochos. Este toque ligeramente agrio me resulta sumamente tentador y acompañado con un poco de nata montada se convierte en una combinación casi perfecta.
 
El bizcocho se elabora en dos partes. Preparamos primero la masa y la fruta y la introducimos al horno, lo curioso de esta receta es, que se vuelve a sacar a media cocción, para añadir una cobertura a base de huevos y nata fresca espesa (crème fraîche).
 
Tal vez no sea una de mis tartas más bonitas, dado que el aspecto del bizcocho recién sacado del horno parece un poco soso, pero os aseguro que la alegría viene al primer mordisco. Espero que os guste…

 

Ingredientes
(para molde 24cm ø)
    Bizcocho

  • 200 gr harina
  • 80 gr de mantequilla
  • 80 gr de azúcar
  • 1 huevo tamaño L
  • 1 pizca de sal
  • Ralladura de 1 limón
  • 1,5 cucharadita levadura en polvo
  • Relleno

  • 750 gr de cerezas
  • 1 cuchara de mantequilla derretida
  • 1 cuchara de azúcar
  • Cobertura

  • 3 huevos
  • 80gr de azúcar
  • 2 cucharas de ron
  • 150 ml nata fresca (crème fraîche)
  • 1 cuchara de azúcar glas
    (para decorar)



 

Cerezas, la fruta ideal para un buen bizcocho

 

Preparación previa

1Lavamos bien las cerezas y eliminamos los hueso con ayuda de un deshuesador de cerezas.

2 También podemos quitarlos cortando las cerezas por la mitad con un cuchillo. Guardamos las cerezas en un cuenco.

3Preparamos el molde de 24cm ø untandolo con abundante mantequilla. Apartamos.


 

La masa y el relleno

1Preparamos la ralladura de limón. Es preferible utilizar limones “Bio” sin tratar.

2Tamizamos la harina en un cuenco…

3…y añadimos la levadura en polvo (levadura química).


4Incorporamos el azúcar, la sal, la ralladura de limón…

5 …así como el huevo entero y la mantequilla en pomada. (temperatura ambiente)

6Amasamos todo rápidamente con una batidora. La consistencia final debe ser blanda pero no pegajosa.


7Introducimos la masa en el molde y la expandimos uniformemente por toda la superficie con un borde de aprox. 2 cm.

8Podemos ayudarnos de un pequeño rodillo o un vaso para aplanar bien el interior.

9Untamos la superficie con una poco de mantequilla derretida.


10Volcamos todas las cerezas sobre la masa.

11Espolvoreamos con una cuchara de azúcar.

12Introducimos al horno precalentado a 200Cº durante 20 minutos.

 

La cobertura final

1Separamos los huevos. Los echamos en dos cuencos diferentes.

2Batimos las yemas con una batidora añadiendo poco a poco el azúcar.

3Cuando la mezcla empieza a blanquear, incorporamos las dos cucharas de ron…


4… y finalmente la nata fresca. Batimos a velocidad baja hasta que todo quede bien mezclado.

5Montamos ahora, en el otro cuenco, la clara a punto de nieve.

6Vertemos el merengue sobre la mezcla de huevos y nata previamente preparada.


7Mezclamos con ayuda de un batidor de varillas manual despacio y con movimientos envolventes.

8Terminada la 1º cocción del bizcocho, lo sacamos del horno y vertemos la masa de la cobertura encima. Repartimos uniformemente.

9Volvemos a introducir el bizcocho en el horno por otros 20 minutos aproximadamente.


10Una vez bien tostada la superficie, sacamos y desmoldamos con cuidado.

11Dejamos enfriar y decoramos con azúcar glas. Puedes servir ligeramente templado y con nata montada.


 

  • El deshuesador de cerezas que utilizo es un utensilio muy práctico, aunque os recomiendo poneros algún delantal… es que salpica bastante ;) . Os dejo un enlace de Gastronomía & Cía, que habla extensamente de ello.
  • Para amasar la masa de este bizcocho es preferible usar las varillas especiales para amasar, dada la consistencia bastante espesa. (Si tienes una amasadora KitchenAid, es suficiente usar el batidor plano que viene por defecto) Si no tenemos, podemos elaborar la misma masa, con la batidora tradicional de varillas finas. En este caso en vez de mezclar todo los ingredientes de golpe, batimos por separado la mantequilla y el azúcar y añadimos luego primero el huevo y después poco a poco la harina. En cuanto la masa se vuelve demasiado espesa para la batidora, seguimos incorporando la harina a mano.
  • Como casi todos los bizcochos de frutas que se elaboran en el horno, es un auténtico manjar disfrutar de ellos estando aun ligeramente templado. Yo lo recomiendo! Con esto no quiero decir que frío esté malo, ni mucho menos ;) .

Síguenos en: