Lebkuchen

Los “Lebkuchen” son uno de los dulces navideños alemanes más conocidos en el mundo. Podemos encontrarlas de muchos tipos: Eisenlebkuchen, Nürnberger Lebkuchen, Printen… glaseados con azúcar, con chocolate, redondas, rectangulares, en forma de corazón etc. etc. Si un día tienes la posibilidad de visitar Alemania en estas fechas, podrás comprobar la oferta, que es francamente impactante.
 
La base de todas las recetas son sobre todo las almendras, nueces o avellanas y especias como anis, canela, clavo, cardamomo, jengibre, macis, pimienta de Jamaica…
Hacerlas es bastante fácil, lo que más dificultad nos puede causar es encontrar las obleas que se suelen utilizar de base. No hay costumbre en España de utilizar obleas redondas pequeñas. Aquí se suelen utilizar en formatos más industriales como para la elaboración de los turones. Últimamente se han hecho también famosas las obleas con motivos de fotos o dibujos, pero estos no nos sirven. Por lo general acudo a tiendas alemanas especializadas. (Por ejemplo el Fass en Madrid), también podeis intentar conseguirlos en tiendas online (amazon.de las vende, aunque un poco más grandes. Buscar por: “Back Oblaten”). En el peor de los casos, si realmente no los encontráis, podéis recubrirlas de chocolate por completo. Es importante evitar que se sequen por dentro, que es la principal meta del uso de las obleas.
 
La receta que os presento hoy es una de las muchas variantes que hay. La elegí sobre todo por su sencillez. Las cantidades son para unos 90 a 100 unidades. Os parecerán muchos, pero hay que tener en cuenta, que estos dulces se pueden guardar fácilmente 2 meses en una caja de metal bien cerrada. Por ello las familias de Alemania empiezan ya en Noviembre a preparar las dulces de Navidad. En mi casa no suelen sobrar, os lo aseguro. Pero siempre tendrás la posibilidad de rebajar la cantidad a la mitad.

 

width=
 

El típico dulce alemán de Navidad. Atrévete, solo necesitas un poquito de tiempo…

width=
Ingredientes
  • 600 gr avellanas ralladas
  • 400 gr almendras ralladas
  • 100 gr limón confitado
  • 100 gr naranja confitado
  • 350 gr azúcar
  • 150 gr miel
  • 5 huevos
  • 2 cucharaditas de Canela
  • 1 cucharadita de clavo
  • 1 cucharadita de cardamomo
  • 1 cascara de limón rallada
  • 1 caja de 100 obleas de 50mm Ø
  • 500 gr chocolate de cobertura
  • 250 gr almendras enteras


width=

1Preparamos los ingredientes. Rallamos la cascara de limón. Apartamos.

width=

2A continuación picamos el limón y la naranja confitada finamente. Apartamos

width=

3Cascamos los huevos y los echamos en un bol muy grande.


width=

4Batimos los huevos introduciendo lentamente el azúcar y la miel.

width=

5Batimos como mínimo 10 minutos hasta conseguir una masa espumosa y espesa.

width=

6Añadimos las avellanas y las almendras ralladas…


width=

7… asi como el limón rallado, la canela, el clavo y el cardamomo.

width=

8Mezclamos todo bien hasta conseguir una masa homogénea.

width=

9Introducimos la naranja y el limón confitado.


width=

10Volvemos a mezclar. La masa debe quedar espesa y pegajosa.

width=

11Si la masa queda demasiado liquida, añadimos más almendras ralladas.

width=

12Preparamos la bandeja con papel de horno y repartimos las obleas.


width=

13Repartimos la mezcla sobre las obleas con ayuda de dos cucharas.

width=

14Repasamos la forma y aplanamos con una cuchara mojada la masa.

width=

15Horneamos lentamente a 150-Cº – 160Cº durante unos 20 minutos.


width=

16 Derretimos el chocolate de cobertura en baño maría

width=

17Cogemos los Lebkuchen con una pinza boca abajo…

width=

18…y sumergimos en el chocolate, procurando que la oblea se moje solo por los bordes.


width=

19Antes de sacar, damos algunos golpes al borde de la cazuela para que se caiga el chocolate sobrante.

width=

20Colocamos el Lebkuchen sobre una rejilla para que gotee la cobertura sobrante.

width=

21Para finalizar decoramos con una almendra entera. Dejamos reposar hasta que se endurece el chocolate.


 

  • En caso que no encontramos limón confitado, podemos sustituirlo por naranja confitada, que es más fácil de encontrar
  • Según el tamaño de los huevos, la masa puede quedar más o menos liquido. Si vemos que la masa quede demasiado liquida, siempre podemos corregir con más almendra o avellana rallada. En cambio, si notas que la cantidad indicada resulta excesiva, no eches todos los frutos secos rallados de golpe. Corrige la textura al final.
  • La masa resulta muy pegajosa, por ello recomendamos trabajar con cucharas mojadas, o si te resulta más comodo, tambien puedes moldear la masa con las manos mojadas
  • Los Lebkuchen se quedan blanditos por dentro, por ello no se deben hornear demasiado. Con que salgan ligeramente doradas es suficiente.
  • Para una correcta conservación es importante guardar los Lebkuchen en una caja de metal que cierre bien. Yo incluso forro la caja con celofán transparente, asi quedarán más protegidos. Podemos conservar hasta dos meses sin problemas.
Síguenos en: